DIMENSIÓN DE LA PERSONA

La PERSONA y el desarrollo de sus CAPACIDADES fundamentan el Modelo de desarrollo que adoptamos desde la Educación Teresiana.

 

Partimos de una visión cristiana de la PERSONA, cuya hermosura y dignidad radica en ser criatura de Dios, Capaz de Dios. Está dotada de poder creativo, se va construyendo en el Encuentro y está llamada a vivir relaciones de amor y reciprocidad hasta alcanzar la comunión con todo lo creado y con el Creador. (Cfr, PET General, pág 63)

 

De igual manera, creemos en la educabilidad humana como la posibilidad de potenciar y desarrollar las capacidades de la persona. Es por esto que optamos por modelos de aprendizaje que priorizan el desarrollo de capacidades y desarrollan competencias. Se trata de un proceso continuo y en espiral que va desde el ejercicio de una APTITUD, pasando por el progreso de HABILIDADES, hasta el desarrollo de COMPETENCIAS.

 

Concebimos las COMPETENCIAS como el “Conjunto dinámico, integrado y armónico de capacidades de la persona para actuar reflexivamente y responder a una demanda específica en un determinado contexto, conjugando conocimientos, procedimientos, actitudes y valores, desde posturas ético evangélicas, crítico políticas y ecológicas”.

 

Desde la Educación Teresiana hacemos opción por las siguientes competencias:

 

COMPETENCIAS BÁSICAS: Son aquellas que debe haber desarrollado un/a joven al finalizar el último grado de educación media. Nuestras competencias básicas y sus subcompetencias son:

Descárgalo directamente

COMPETENCIAS TRANSVERSALES: Son las competencias básicas que se deben desarrollar en todas las asignaturas, áreas, proyectos y/o espacios de formación.

 

COMPETENCIAS ESPECÍFICAS: Son aquellas que se desarrollan en cada una de las áreas del conocimiento, proyectos o espacios formativos.