Fundador San Enrique de Osso

San-Enrique-de-Osso

Aprended cada día algo nuevo, ensanchad los conocimientos para ejercer con más provecho el apostolado de la enseñanza.

Sacerdote, fundador de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, Religiosas dedicadas a la oración, la enseñanza y el sacrificio.

San Enrique de Ossó experimentó la bondad y el amor de Dios. Vivió su identificación con Jesús en un encuentro existencial con María y Teresa y se transformó en apóstol del conocimiento y amor de Jesucristo. Así, se fue configurando su corazón de sacerdote, padre y maestro.

En Teresa de Jesús descubrió, además, la capacidad de la mujer en la evangelización y transformación de la sociedad.

En respuesta a las necesidades de su tiempo, llevó adelante múltiples iniciativas apostólicas.

Nos dio a Teresa de Jesús como maestra de Vida y Oración. Fue Beatificado el 14 de octubre de 1979 y Canonizado el 16 de junio de 1993.


 

Santa Teresa de Jesús

PATRONA DEL COLEGIO 1515 – 1582Santa-Teresa-de-Jesus

Nada te turbe,
nada te espante.
Todo se pasa.
Dios no se muda.
La paciencia
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
Sólo Dios basta.
 

Santa reformadora de los Carmelos del Siglo XIX

Teresa de Cepeda y Ahumada nació en la ciudad castellana de Ávila, España, el 28 de marzo de 1515.

Era una mujer especialmente dotada de gracia y talento. Su bondad natural, su ternura de corazón y su imaginación chispeante a gracia, equilibrados por una extraordinaria madurez de juicio, le ganaban generalmente el cariño y el respeto de todos.

La intuición de Santa Teresa se manifiesta, sobre todo, en la elección de personas. Lo primero que exigía, aun antes que la piedad, era que fueran equilibradas y maduras, porque sabía que es más fácil adquirir la piedad que la madurez de juicio.

Teresa de Jesús nos acompaña en el camino del propio conocimiento y en la experiencia del Dios que nos habita, animándonos a hacer “una” nuestra voluntad con la de Dios y a vivir en gratuidad relaciones cordiales y humanizadoras.

En 1562 fundó en Ávila su primer convento reformado, postulando la oración y la contemplación como pilares básicos de la fe. A pesar de la oposición de la época, fundó 32 conventos reformados, labor en la que fue apoyada por San Juan de la Cruz, personas seglares, confesores y directores espirituales.

En 1614 fue Beatificada, en 1622 Canonizada y en 1970 fue declarada Doctora de la Iglesia. Gran mística, se distingue por lo elevado de su pensamiento y por la belleza literaria de sus escritos, tales como: “Camino de perfección” y “Las moradas”, entre otros.